El libertario Javier Milei ganó la presidencia de Argentina

BUENOS AIRES, ARGENTINA - NOVEMBER 19: Newly elected President of Argentina Javier Milei of La Libertad Avanza greets supporters after the polls closed in the presidential runoff on November 19, 2023 in Buenos Aires, Argentina. According to official results, Javier Milei of La Libertad Avanza reached 55,69% of the votes and Sergio Massa of Union Por La Patria 44,30%, with 99,25 of the votes counted. The presidential election runoff to succeed Alberto Fernandez comes as Argentinians have been hard hit by an annual 142,7% inflation. (Photo by Tomas Cuesta/Getty Images)

Un libertario radical y admirador de Donald Trump ganó el domingo la presidencia de Argentina, aplastando al establishment político y dando el giro más brusco a la derecha en cuatro décadas de democracia en el país.

Javier Milei, economista de extrema derecha de 53 años y ex comentarista de televisión sin experiencia de gobierno, obtuvo casi el 56% de los votos, con más del 80% escrutado. El resultado se impuso a Sergio Massa, Ministro de Economía de centro-izquierda, que ha luchado por resolver la peor crisis económica del país en dos décadas. Incluso antes de que se anunciaran los resultados oficiales el domingo por la noche, Massa reconoció su derrota y felicitó a Milei por su victoria.

Los votantes de esta nación de 46 millones de habitantes exigían un cambio drástico de un gobierno que ha hecho caer el peso, disparado la inflación y sumido en la pobreza a más del 40% de la población. Con Milei, Argentina da un salto hacia lo desconocido, con un líder que promete hacer añicos todo el sistema.

Blandiendo motosierras durante la campaña electoral, Milei prometió recortar drásticamente el gasto público en un país que depende en gran medida de las subvenciones públicas. Prometió dolarizar la economía, cerrar el banco central y reducir de 18 a 8 el número de ministerios. Su lema de campaña era acabar con la “casta” política del país, una versión argentina del “drain the swamp” de Trump.

Massa era el emblema de esa élite gobernante: “el rey de la casta”, dijo el analista político Pablo Touzón. El político de carrera intentó distanciarse del gobierno de izquierdas de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, herederos de la dinastía populista iniciada por Juan y Eva “Evita” Perón en la década de 1940. Junto con una campaña de activistas de base, Massa trató de atizar el miedo a una presidencia de Milei que, según ellos, podría amenazar la democracia y el modo de vida de Argentina.

Pero, al final, la ira se impuso al miedo. Para muchos argentinos, el mayor riesgo era más de lo mismo.

“No tenemos nada que perder”, Tomás Limodio, un empresario de 36 años que votó a Milei en Buenos Aires el domingo. “Llevamos muchos años con este tipo de gobierno y las cosas no hacen más que empeorar”.

Una presidencia de Milei lleva a la extrema derecha al poder en la tercera mayor economía de América Latina, y podría tener profundas implicaciones para la región y el mundo. En un continente dominado por líderes de izquierda, Milei podría crear tensiones con los gobiernos a los que ha atacado, incluido su socio comercial y vecino Brasil. En una era de creciente influencia china en América Latina, Milei podría convertirse en el antagonista más ruidoso de la región frente a un país al que una vez llamó “asesino”.

Milei se hizo un nombre como comentarista de televisión que insultaba a otros invitados, y ha mostrado una tendencia a pelearse con los medios de comunicación. Ha difundido teorías conspirativas y ha hecho afirmaciones infundadas sobre fraude electoral. En debates presidenciales, ha puesto en duda el recuento ampliamente aceptado de asesinatos durante la Guerra Sucia de 1976 a 1983.

Ha tachado al Papa Francisco, argentino, de izquierdista “malvado”. El cambio climático, dice, es una “mentira socialista”. Convocaría un referéndum para derogar la ley que legalizó el aborto hace tres años.

Muchos argentinos optaron por pasar por alto los mensajes de Milei que les incomodaban. Para algunos, el voto al outsider fue reticente pero estratégico.

“El pensamiento es bueno, tal vez como Milei está loco, se lance como un kamikaze” y haga las reformas necesarias que los líderes anteriores se negaron a hacer, por miedo a ser expulsados del poder, dijo Touzón. “Utilicemos al loco para hacer las reformas que los racionales no quisieron hacer”.

Durante 16 de los últimos 20 años, Argentina ha estado gobernada por la poderosa maquinaria populista conocida como peronismo. Los dirigentes del país han dejado a una nación antaño rica -pero de economía a menudo volátil- en su peor momento en dos décadas.

“Estamos viviendo lo que podríamos llamar una segunda década perdida”, afirmó el economista Matías Surt.

Por segunda vez en su historia, Argentina ha vivido diez años sin crecimiento económico. Durante esa década, los índices de pobreza se dispararon del 28% a más del 40%. Ahora, por primera vez, incluso los trabajadores formales de la economía argentina están por debajo del umbral de pobreza. La inflación roza el 150%. El peso se ha desplomado, los precios cambian casi semanalmente y los argentinos se ven obligados a llevar encima grandes fajos de billetes sólo para comprar alimentos.

Con sus videos virales de TikTok y su personalidad extravagante, Milei convocó a una generación de votantes jóvenes que han sentido estas frustraciones durante la mayor parte de sus vidas. Los votantes más jóvenes de hoy sólo conocen una Argentina en declive económico. Han vivido la pandemia del covid-19, y ven a la izquierda política como el establishment, en lugar de la revolución que una vez fue.

John Flores, de 24 años, y su mujer no saben si algún día podrán comprar su propia casa. Flores, estudiante de enfermería, depende de los ingresos de su mujer y de trabajos ocasionales como albañil o conserje para pagar el alquiler y mantener a un bebé. Su dinero vale cada día menos. Ahorrar se ha vuelto imposible.

“Massa quiere arreglar los problemas que él mismo creó”, dijo Flores. “Estamos cansados, sobre todo los jóvenes”.

La pregunta es si Milei será capaz de cumplir su mandato con recursos financieros escasos, sin experiencia de gobierno y con pocos aliados políticos en la legislatura. Incluso comparado con Trump y Jair Bolsonaro, el ex presidente brasileño de extrema derecha, “Argentina tendrá al más outsider de los outsiders que ha existido en los últimos años”, dijo Touzón.

Milei asumirá el cargo como el presidente “más débil” en los 40 años transcurridos desde el retorno del país a la democracia, dijo el analista político argentino Lucas Romero. No sólo porque carece de mayoría en el Congreso, sino también porque debe al menos parte de su triunfo a un ex presidente, Mauricio Macri, cuyo respaldo en las semanas previas a la votación dio a Milei el respaldo político y la credibilidad de la que antes carecía.

Se espera que su triunfo tenga un efecto sísmico en la economía argentina en los próximos días. Sus propuestas de dolarización han hecho que los argentinos se apresuren a deshacerse de sus pesos, provocando la caída del valor de la moneda.

“Vamos a tener una semana negra”, dijo Damián Rodríguez, un vendedor de 42 años que no puso a la venta en Internet sus electrodomésticos de cocina más caros esta semana, a la espera de ver cómo fluctuaban los precios tras una posible victoria de Milei.

Verónica Serminario, empleada del sector público de 44 años, temía que una presidencia de Milei dejara su país en ruinas. En Milei, dijo, vio a un candidato “antidemocrático” que niega los horrores de la dictadura militar y que quiere quitarle sus derechos y los de sus hijos.

“Junto con todas las otras ideas locas que tiene”, dijo. “Con ese hombre, no veo futuro para nadie”.

Pero para Jonathan Agüero, de 32 años, el futuro se presenta sombrío desde hace tiempo. Este padre de dos hijos que trabaja en inspecciones de seguridad lleva toda la vida sintiéndose perjudicado por los problemas económicos de su país.

“Tengo tres trabajos y nunca es suficiente”, dice con su hija de seis meses en brazos tras votar en un barrio obrero de Buenos Aires. “Ya hemos visto lo que ha hecho el peronismo. Necesitamos un cambio”.

Nota completa con texto tomado de Infobae/The Washington Post.

185 Visitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *