ORLY EL «ZAPATÓN» KLINGER

Foto: Jorge Novillo

Nació en Esmeraldas un 10 de octubre de 1956, dentro de una familia muy numerosa, y su habilidad para manejar el balón se notó de inmediato entre sus amigos, quienes lo motivaron para que se dedicara al fútbol profesional, transitó por muchos equipos como: Macará de Ambato, Manta SC, 9 de Octubre, LDU de Portoviejo, Filanbanco y Aucas de Quito.

Su gran calidad de juego lo llevó a integrar las selecciones de Ecuador para las eliminatorias de España 1982 y de México 1986. Su original apodo resulta de la talla de zapatos que usaba, nada menos que «talla 46», y es que se cuenta que había que confeccionarle unos zapatos especiales, pese a su posición de defensa central, siempre estaba atento a la oportunidad de lograr anotaciones, de ahí que hizo el gol con el que la Tri venció a Paraguay 1-0 el 17 de mayo de 1981.

Dicen que alguna vez por usar zapatos de menor medida, padeció de inflamaciones que casi lo obligan a amputaciones más que dolorosas. El «zapatón» Klinger estuvo presente en el recordado partido del 24 de mayo de 1981 ante Chile; cuando luego del primer tiempo, se conoció de la triste noticia del fallecimiento del presidente de la República, Jaime Roldós Aguilera, en un accidente aéreo. El cotejo terminó 0-0.

Luego una tragedia marcó la vida del futbolista y lo llevó a situaciones difíciles que derivaron en su adicción al licor. En la playa del Murciélago, en Manta, en 1991, su hija Anita de 15 años se ahogó, pese a los esfuerzos de Orly y de otras personas para intentar rescatarla. Su alcoholismo, que fue notorio en su carrera deportiva, se acrecentó aún más con la pena de la pérdida de su querida hija. Muchas personas, amigos y directivos del fútbol han tratado de ayudarlo al zapatón a salir del bajo mundo del vicio del alcoholismo, pero no han podido.

Klinger fue uno de los mejores back centrales en la historia del fútbol ecuatoriano, lamentablemente la mejor compañera del Zapatón es una botella de alcohol y con ella trata de olvidar las penas; después de colgar los pupos a inicio de los 90 se ha dedicado al abandono, al alcoholismo y en la actualidad se encuentra enfermo y desempleado.

Al Zapatón le llega un pequeño sueldo de jubilado, la familia es quien le maneja el dinero, porque sino él se lo gasta en «beber». Le compran  productos de aseo personal y se han encargado de buscar ayuda en centros de rehabilitación. Orly «El Zapatón» Klínger, considerado uno de los mejores defensas centrales del Ecuador, esperemos que alguna autoridad no se olviden de él en su indigencia.

Por Jorge Novillo

267 Visitas

Deja un comentario