Carlos el Bacán Delgado

Sin duda Carlos el “Bacán” Delgado ha sido el guardameta más trascendente, apodado el Bacán, fue el dueño del arco militar durante casi toda la década de 1970 y la primera parte de los ochenta. De buena talla, tenía mucho oficio en el arco, era seguro y a veces imposible marcarle un gol. Fue campeón con El Nacional en seis ocasiones 1973-1976-1977-1978-1982 y 1983.

En la temporada de 1978, relegó la titularidad a Milton Rodríguez pero un año después, aprovechando la expulsión de un año calendario, que éste sufrió, retornó el protagonismo bajo los tres palos para convertirse en el pilar defensivo, tal como fue en el primer tricampeonato y también en el Bicampeonato; posee la marca de ser el primer arquero ecuatoriano en convertir un gol de arco a arco, lo hizo el 26 de septiembre de 1976, cuando sorprendió al uruguayo Gerardo Rodríguez para hacer el cuarto tanto ante Barcelona en el Atahualpa (5-2).

Delgado ejecutó a los 56 minutos, un saque largo, aparte del impulso que el meta le dio a la pelota, esta recibió la ayuda del fuerte viento que soplaba, Rodríguez calculó mal la salida y la pelota le picó 5 metros antes.

Se inició en el Relojito, un equipo del tradicional barrio del parque infantil, luego pasó al Centro Juvenil Deportivo, donde pasó al Emelec de Guayaquil, posteriormente fue transferido a El Nacional de Quito, donde obtuvo su página gloriosa con los ‘Militares’, también militó en Filanbanco, Liga de Portoviejo y por último al Deportivo Quito donde se retiró del fútbol. Carlos el «Bacán» Delgado, jugó varias ediciones de la Copa Libertadores de América con El Nacional y en las Eliminatorias Mundialistas con la Selección Nacional.

El «Bacán» Delgado con su sonrisa eterna ha quedado congelada para la historia del balompié ecuatoriano, «Kiko» fue un gigante leyenda en el Club Deportivo El Nacional de Quito y en la selección Ecuatoriana de Fútbol. Su carrera deportiva fue muy brillante y genial, ganó todo con la «Máquina Gris».

Fue un hombre caritativo, ayudó a infinidades de personas en su etapa muy gloriosa, y sobre el sobrenombre del «Bacán» era por su impecable vestimenta, fue un lujo de jugador y en su vida activa deportiva fue un verdadero bacanal como jugador. Pero su vida caótica fuera de la cancha, lo llevó a un estado lamentable en la última parte de su existencia, falleciendo en la ciudad de Esmeraldas, sumido en la absoluta pobreza.

Jorge Novillo

407 Visitas

Deja un comentario